David Ballota

Tarjeta Roja


La mejor Europa, hostil a los dogmas y a los dioses, late en el corazón de un fakir libertario que un día agitó el liberalismo de club y moqueta para fundar el liberalismo de acera. Ahora que Rosa Díez parece una socialcristiana de Bono, y Oreja va a ganar, uno se acuerda de Pannella,  un político europeo que no comulga (con) hostias de zentrum y que puede quedar fuera del Parlamento Europeo. Un goliardo sin espacio entre tanta gente de bien. Pannella es el centro-radical, el anticentro. Europa, sin el corazón libertariano de Pannella, será  más social y más popular, como Don Camilo y Don Peppone. Un infierno alegre, idiota y confiado en la PAC, Facebook, Ratzinger y Obama.  Un mundo feliz con la familia dividida entre la manifa y la perfomance de Kiko. La desaparición de Pannella, como la del lince en España, será alegoría y triste colofón, en este caso, de una Europa que expira víctima del conservadurismo, el asistencialismo, los privilegios y la partitocracia. Viva Pannella. Viva Europa.

2 respuestas to “Pannella”

  1. Me ha gustado mucho tu entrada y la he enlazado en mi blog.

    Saludos.

    Óscar Cerezal

  2. Estimado Sr. Ballota,
    bien me parece que tenga usted un sentimiento disconforme. Pero no puedo aprobar la relación que usted establece entre el liberalismo más acérrimo y Europa, así como su visión de la “laica modernidad”.
    Parece usted olvidar las innegables raíces cristianas de nuestra cultura y de la propia Unión. Quizá ignora que los padres de la UE -Adenauer, De Gasperi, Schuman y Monnet- sí tenían una visión cristiana del proyecto que emprendieron. De ellos, dos están beatificados y uno en proceso. Hasta la propia bandera que nos representa, inspirada en la corona de estrellas de María, reconoce las reíces que usted pretende cortar o al menos esconder.
    Quizá escriba estas cosas por puro desconocimiento de la realidad social e histórica de su entorno. No quiero pensar que actúa bajo el odio que a tantos y tantos ha lastrado impidiéndoles ser libres.
    Piense, Sr. Ballota, se lo aconsejo, desde el cariño de quien le lee y admira, reflexione, recuerde que la verdad nos hace libres.

    hombre libre

Deja tu respuesta